Búsqueda personalizada

Adiós a Birmania

3. agosto 2006 | Categoría: Viaje a Birmania

Tras casi cuatro semanas en Myanmar, se nos acaba el tiempo de nuestro visado, que te conceden por 28 días.
Las opciones para salir del país son por aire hasta algún país vecino, o por tierra hasta Tailandia, que es lo que decidimos.

En Birmania hay dos puntos en los que se puede cruzar a Tailandia. Uno está en el extremo sur del país, pero nosotros nos encontramos en el norte. Así que decidimos salir por la zona del Triángulo de Oro.

El paso fronterizo se encuentra en Tachileik. El problema es que en Birmania existen muchas zonas prohibidas para los extranjeros, y para llegar a Tachileik desde el Lago Inle, donde nos encontrabamos, hay que atravesar una de ellas.

Qué hay en esta zona prohibida es algo no del todo claro. La junta militar afirma que se trata de insurgentes de la etnia Shan que luchan contra el gobierno en esta parte del país, y peligro de minas. Esto es cierto, pero probablemente haya algo más que esconder. En la frontera birmano-tailandesa se mueve el mercado negro de opio, cultivado en campos birmanos, y meta-anfetaminas, procedentes de laboratorios situados también en suelo birmano.

Obviamente, el gobierno no quiere que esto lo vean los turistas extranjeros.

Así que para llegar hasta el paso fronterizo hay que tomar un avión y sobrevolar esta zona prohibida. Una vez en Tachileik, Tailandia queda al otro lado de un pequeño afluente del Mekong. Hay que cruzar la frontera a pie. Es un trámite sencillo, y además los ciudadanos de la Unión Europea no necesitamos visado para entrar en Tailandia. El pueblo que hay en el lado tailandés se llama Mae Sai.

Puesto fronterizo - Myanmar
Ciudadanos birmanos hacen cola en la frontera para volver a su país cargados de productos tailandeses

Nuestro próximo destino es Laos, y el paso fronterizo se encuentra a menos de 100 km, así que sólo disfrutamos de las comodidades del primer mundo asiático durante 24 horas: carreteras asfaltadas, internet sin censura y a alta velocidad, agua caliente y luz todo el día,…

Mae Sai más que una ciudad, es un gran centro comercial. Todo tipo de productos procedentes de ambos lados de la frontera están a la venta, y tanto ciudadanos birmanos como tailandeses cruzan de un lado a otro para comprar o vender.

Tras pasar la noche en la Mae Sai Guest House, de la que tan bien hablan en la guía Lonely Planet, pero que no nos gustó nada, tomamos el bus hacia Laos. El trayecto se divide en dos, ya que no hay linea directa. Primero, un bus (camioneta pick-up) te lleva hasta Chiang Saen, a 40 min., y despuיs otro hasta Chiang Khong, a unas 2 horas.

Rםo Mekong
El rםo Mekong, desde Laos. Al otro lado está el puesto fronterizo tailandés

El visado de Laos se puede gestionar en la propia frontera. Hacen falta 1500 baths, o el equivalente en dólares, y una foto. Según teníamos entendido, sólo se concede por 15 días si no lo traes ya hecho por una embajada o consulado, sin embargo, esto ha debido de cambiar, ya que el nuestro es valido para un mes.

Ya sólo queda pagar 20 baths (menos de 50 céntimos de euro) a un barquero para que te lleve al otro lado del Mekong, y estás en Laos, concretamente en Huay Xai.

Comentarios cerrados