Búsqueda personalizada

La Guerra Secreta

18. agosto 2006 | Categoría: Viaje a Laos

La Vinhthong Guesthouse, nuestra pensión, está situada en la calle principal de Phonshavan. La puerta de entrada está flanqueada por un par de bombas de 300 kg.
Salimos a cenar y vemos que son un elemento decorativo bastante común en la ciudad. Algunas, abiertas longitudinalmente, hacen las veces de jardinera. Otras, sirven de postes para los cercados, o de pivotes para casas construidas elevadas sobre el terreno.

Pensión en Phonshavan - Laos
La Vinhtong Guesthouse

Y es que estamos en Xieng Khuang, la provincia más bombardeada del país más bombardeado en la historia de la humanidad.
Entre 1964 y 1973, Laos fue el campo de batalla de una guerra de la que gran parte del mundo occidental no tuvo constancia. Según los Estados Unidos, el motivo de esta terrible operación militar fue “prevenir” que fuerzas norvietnamitas tomasen control de la zona. Y para ello, bombardearon indiscriminadamente, durante nueve años, el este del país.

Para llevar a cabo esta operación sin que militares norteamericanos tocasen suelo laosiano, la CIA entrenó un ejército compuesto por campesinos, pertenecientes a la etnia Hmong. Este ejército, apoyado por la Fuerza Aérea americana, luchó contra el Viet Cong, y el Pathet Lao (movimiento comunista de Laos), intentando, sin éxito, evitar la extensión del comunismo en el sudeste asiático.

Cráteres - Phonshavan - Laos
Cráteres de bombas lanzadas sobre Laos por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos

Parte de la población huyó a Vietnam, pero muchos no pudieron permitírselo. Se refugiaban en cuevas, ya que prácticamente todos los poblados desaparecieron. En una de ellas, llamada Tham Piu, 473 personas murieron por el disparo de un misil.

La antigua capital de la provincia, Muang Khoun, quedó totalmente arrasada. Edificios, hospitales y templos fueron destruidos. Tuvo que ser abandonada en 1975, y se construyó una nueva: Phonsavan. Hoy en día, 20 años después de la guerra, Muang Khoun está volviendo poco a poco a la vida.

Pero la pesadilla aún no ha terminado. Parte de las bombas lanzadas sobre Laos, no explotaron en el impacto. Y todavía están ahí, causando muertes, muchas de ellas niños. Este problema es uno de los principales factores que limitan el desarrollo socio-económico de la región.

Chatarra de guerra - Laos
Restos de bombas en una chatarrería de Phonsavan

El dueño de nuestra pensión nos acompañó a visitar varias chatarreras de Phonthsavan. La mayor parte de la chatarra era material bélico. Los campesinos recogen las bombas que encuentran en el campo y las amontonan junto a su casa. Luego, las venden a compradores de hierro que van de pueblo a pueblo con su camioneta. Todo esto va a parar a las chatarreras de Phonsavan, y luego es trasladado a Vientiane donde se funde y se reutiliza como material de construcción.
Como nos enseñó el Sr. Vinhthong, gran parte de las bombas amontonadas en estos almacenes están todavía activadas.

En Phoshavan está la oficina de una organización llamada MAG.
Desde 1994 están presentes en la provincia de Xieng Khuang intentando limpiar los campos de bombas. Salen cada día a rastrear el terreno con detectores, y realizan explosiones controladas del material aún activo. Aunque trabajan cada día, quedan años y años de duro trabajo hasta conseguir un nivel de seguridad aceptable para los habitantes.

MAG Laos
La oficina de MAG en Phonshavan

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. como se puede rastrear un terreno