Búsqueda personalizada

Turpan, la sartén de China

15. julio 2008 | Categoría: Lugares de Xinjiang

Tras pasar un par de días en Urumqi, y para hacer tiempo mientras nos tramitan el visado de Kirguistán, hemos visitado Turpan. Esta ciudad se halla en una depresión situada a unos 150 metros bajo el nivel del mar (la segunda mayor depresión del mundo, tras el mar Muerto), y es famosa por ser el lugar más caluroso de China.

Es fácilmente accesible en autobús, que salen de Urumqi cada hora más o menos, y el viaje, de unas dos horas y media, cuesta 35 yuanes.

A diferencia de otros muchos enclaves de la antigua Ruta de la Seda, Turpan ha sobrevivido durante 2000 años, a pesar de las casi inexistentes precipitaciones. Gran parte de los habitantes de este oasis en medio del desierto viven del cultivo de la uva, que se riega gracias a una red de canales y pozos antiquísima: los karez. La función de estos canales es llevar el agua procedente del deshielo de las montañas vecinas hasta las zonas de cultivo de los pueblos. Son canales subterráneos, para minimizar las pérdidas por evaporación, con pozos situados en lugares estratégicos, de los que se extrae el agua.

A nuestra visita, casi toda la ciudad se encontraba en obras; están modernizando las instalaciones, enterrando las canalizaciones de agua, construyendo aceras y asfaltando las calles. Sin embargo, casi todos los puntos de interés turístico están en los alrededores, así que todo este desorden no molesta demasiado.

Además, queda a salvo de las obras la plaza central, con una gran fuente luminosa que ponen en marcha al anochecer, y montones de puestos de kebabs y otras especialidades locales.

[singlepic=570,600,500]Plaza de Turpan

Si se tiene poco tiempo y se quiere visitar lo más posible, lo mejor es alquilar un coche con conductor. Es fácil contratarlo, porque te lo ofrecen a menudo en los alrededores de la estación de autobuses, o también los organizan en el John´s Café, dentro del Hotel Tulufan. Juntando un grupo de 4, el precio es de unos 80-100 yuanes por persona, para el tour de día completo. A esto hay que añadir el precio de entrada de cada visita.

Sin embargo, nosotros optamos por visitar sólo un par de lugares, así que pasamos del tour. El primer día fuimos a Tuyuk, un pueblito de adobe cercano a Turpan. Para llegar, tomamos un bus desde la estación de autobuses (8 yuanes). Te deja en un cruce cercano, y tienes todavía que andar unos 15 minutos por la carretera. Es un pueblo muy bonito, pegado a la montaña, y cuyas casas de adobe se mimetizan con el desierto. Sus habitantes, de la etnia uigur, cultivan uvas, sandías y melones.

[singlepic=559,600,500]Tuyuk

Para entrar en el pueblo hay que pagar 40 yuanes (en Xinjiang parece que hay que pagar para casi todo), aunque no se si se podrá uno colar dando la vuelta y entrando por el otro lado.
Se pueden visitar también en Tuyuk las ruinas de algunos templos budistas construidos en cuevas, que datan del siglo IV.

Una leyenda local cuenta que una vez un impostor llegó al pueblo y se quiso hacer pasar por Alá. Sin embargo, seis habitantes del pueblo desconfiaron de él y le siguieron. Al ver cómo se asustaba de un gato negro que cruzó la calle frente a la mezquita, se dieron cuenta de que no podía ser Alá y denunciaron el engaño. El impostor intentó matar a estos hombres, pero ellos se escondieron en las cuevas. Una araña selló la entrada con su telaraña, y dos palomas hicieron guardia vigilando.

Debido a la grandeza de estos hombres tan píos, la mezquita de Tuyuk tiene una importancia especial para los musulmanes, y su visita equivale a medio Haji (el Haji es la peregrinación a La Meca).

[singlepic=543,600,400]Tuyuk

Otro de los lugares que visitamos son las ruinas de JiaoHe. Están a 10 km de Turpan, y fuimos en taxi. Hubiese sido un buen paseo en bici, pero con 40 grados, no es que apetezca mucho ponerse a pedalear. JiaoHe fue una ciudad fundada hace más de 2000 años, y abandonada en el siglo XIV. No queda mucho de ella, sólo algunos muros, cosa normal si tenemos en cuenta que estaba construida completamente en adobe.

[singlepic=589,600,500]Ruinas de JiaoHe

Por último, también estuvimos viendo un karez. Aunque la visita tenía buena pinta, resulto ser un poco timo. Hay que pagar 40 yuanes, y la verdad es que hay más tiendas de recuerdos que cosas que ver, pero bueno, aunque sea aprendes cómo construían estos canales, ves uno de ellos por dentro.

Tenéis todas las fotos de Turpan y alrededores aquí.

Comentarios cerrados